Inicio Internacional Brasil vive un infierno con temperaturas arriba de los 60 grados

Brasil vive un infierno con temperaturas arriba de los 60 grados

251
0

Esta escalada de temperatura ha desencadenado lamentables pérdidas humanas, con muertes atribuidas a la deshidratación y golpes de calor.

Las autoridades han lanzado una alerta nacional, conscientes de que estas temperaturas sin precedentes podrían persistir en los próximos días.

Se especula que este fenómeno inusual podría ser una consecuencia directa de la creciente contaminación global, que está ejerciendo un impacto radical en los patrones climáticos.

A medida que el calor se volvía insoportable, se emitieron alertas y se ofrecieron consejos para lidiar con las altas temperaturas
A medida que el calor se volvía insoportable, se emitieron alertas y se ofrecieron consejos para lidiar con las altas temperaturas

En Río de Janeiro, la población se encuentra literalmente en una situación de “cocina viva”, con registros históricos de temperatura alcanzando picos alarmantes.

El domingo pasado, se registró un récord de 57.7 grados, con una sensación térmica aún más sofocante de 62.3 grados. Esta ola de calor que azota el país sudamericano representa la más intensa de la última década, y se cree que marzo está en camino de convertirse en el mes más caluroso de la historia registrada en la región.

El epicentro de esta crisis climática se encuentra en la zona oeste de Río de Janeiro, donde los termómetros alcanzaron su punto más alto, cerca de las 10 de la mañana, en el segundo día consecutivo de calor extremo.

El sábado anterior, se había registrado una sensación térmica de 60.1 grados en la misma área. La última vez que se experimentó un calor tan abrasador fue en noviembre de 2023, cuando se alcanzaron los 59.7 grados.

Anticipándose a esta ola de calor, las autoridades habían advertido a la población sobre las temperaturas extremas desde el inicio del fin de semana.

Con el aumento gradual de los registros térmicos, la gente se vio obligada a buscar alivio en las playas de Ipanema y Copacabana, que se llenaron hasta el tope

A medida que el calor se volvía insoportable, se emitieron alertas y se ofrecieron consejos para lidiar con las altas temperaturas.

Muchos habitantes del estado optaron por escapar a los balnearios del litoral, lo que provocó enormes congestiones de tráfico en los accesos a San Pablo durante el sábado y domingo, con filas de vehículos que se extendían hasta 20 kilómetros, según informaron los medios locales.

Esta situación, además de representar una dificultad logística, evidencia el grado de angustia y desesperación que se está viviendo en la región ante esta crisis climática sin precedentes. (La Chispa).