Inicio A rienda suelta Alito y la sucesión

Alito y la sucesión

7837
0

TRANSPARENCIA

POLÍTICA

Erwin Macario

 

Alito y la sucesión

             

Y eso si no se apunta algún gobernador

más en el último minuto. La falta de un gallo

fuerte lleva a pensar que todos ellos tienen

una oportunidad. Jorge Zepeda Patterson /

Los suspirantes 2018        

 

Alejandro Moreno Cárdenas tendrá hoy lunes los reflectores de la República. Es el gobernador con mayores méritos para ser considerado, ya, un fuerte aspirante a la sucesión del 2018. Su segundo informe de Gobierno, este día, es la mejor plataforma ante un panorama priísta en el que, como dice Jorge Zepeda Patterson, en su libro Los suspirantes2018, no hay certidumbre en una candidatura ganadora a la Presidencia de la República, pues la caballada está flaca.

Con un gobierno cercano a la gente, trabajando todos los días para que Campeche crezca en grande, cumpliendo responsablemente sus compromisos de campaña y los que hizo en su primer informe, el gobernador de Campeche no sólo ha mantenido el apoyo de su pueblo sino la mirada de la República.

Alejandro Moreno Cárdenas es el gobernador con mayor capacidad gestora para su pueblo. La mano firme de su gobierno ha hecho que Campeche sea el estado más seguro en el país. Ha mantenido la confianza en las inversiones y con las obras y acciones que se han puesto en marcha en esa entidad del sureste se están encontrando los caminos para revertir el duro golpe  que sufrió la economía campechana con la caída de los precios del petróleo, regresando a las actividades naturales, a la vocación de una tierra fértil y una sociedad trabajadora, creadora,  como son sus paisanos, sin renunciar a la recuperación de una actividad que, como la petrolera, ha sido y deberá ser nuevamente, un fuerte impulso al desarrollo.

No ha desperdiciado la oportunidad de gobernar bien. El arranque de las obras monumentales que darán a Campeche un nuevo rostro, es sólo una parte de su quehacer permanente en la política. Al poner en marcha los trabajos de ampliación y remodelación del malecón, que es uno de los orgullos campechanos, Alito, como le llama su pueblo, explicó que “ha sido un verdadero trabajo de gestión y de compromisos durante meses; permisos ambientales, de construcción, licitación, obra pública y todo lo que lleva un proyecto tan importante que queríamos llevar a cabo”.

Así fue con otras obras, que se realizarán en su sexenio, el distribuidor vial La Ría y la nueva Unidad Deportiva de Ciudad del Carmen.  También el Puente de la Unidad o Isla Aguada-Puerto Real, una de las gestiones más importantes del mandatario por la inversión que representa de mil 120 millones de pesos, según licitación de abril pasado.

Son, estos, unos cuantosbotones para la camisa presidencial, según se reconoce ya en gran parte del país al grado de que Alejandro Moreno Cárdenas es  objeto de la guerra sucia en algunos medios nacionales.

No es para menos. El gobernador de Campeche representa lo que el PRI necesita como candidato: un político crecido dentro de su partido, que sepa los límites del poder, pueda conquistar el voto joven y el de las mujeres y que tenga los tamaños para enfrentar no sólo a los adversarios políticos en una contienda electoral sino para resolver los grandes problemas de México.

En la sucesión de Enrique Peña Nieto no hay gallo fuerte entre los que se mencionan por todos los partidos. Tiempo habrá de ahondar en los terrenos que ya caminó  Zepeda Patterson mostrando cómo y por qué construyeron sus carreras públicas. “Por ejemplo los mitos y realidades de López Obrador o la manera en que le ha cambiado la vida su nueva familia; la permanente tensión entre Osorio Chong y Luis Videgaray y por qué las biografías de ambos son como agua y aceite; el catolicismo de Margarita Zavala y sus difíciles relaciones con las feministas; el trabajo para escalar el poder cuando no procedes de Atlacomulco, sino de Ecatepec, como Eruviel Ávila; la manera en que piensa Aurelio Nuño cuando no está cerca de Los Pinos; el priismo oculto de Narro y su intento po0r pintar su raya.

En fin, bien se dice enLos suspirantes 2018, aparecido en marzo de este año: “El campo de batalla del PRI, en cambio, carece de cualquier certidumbre. A estas fechas hace seis años era evidente que nadie le quitaría la candidatura a Enrique Peña Nieto. Hoy la caballada está flaca, para recurrir al viejo adagio. Son tantos los tiradores que nos vimos obligados a desarrollar perfiles de Miguel Ángel Osorio Chong, Eruviel Ávila, José Narro, Aurelio Nuño y José Antonio Meade, en calidad de capítulos, y fichas biográficas para Luis Videgaray, Manlio Fabio Beltrones e Ivonne Ortega. Y eso si no se apunta algún gobernador más en el último minuto. La falta de un gallo fuerte lleva a pensar que todos ellos tienen una oportunidad”.

En el PRI saben que buenos presidentes como  Plutarco Elías Calles, Lázaro Cárdenas, Miguel Alemán y Adolfo Ruiz Cortines, fueron gobernadores.